miércoles, 11 de noviembre de 2009

Comprender la Pedagogía de la Alternancia

Este mes de octubre, AIMFR nos ha sorprendido con una obra que todos necesitábamos:

“Lograr y comprender la Pedagogía de la Alternancia”, escrita por uno de los pioneros de esta alternativa educativa: Jean-Claude Gimonet, que de la mano de nuestros amigos: Pedro Puig (prólogo) y Roberto García-Marirrodriga (traducción y revisión) lo que nos facilita un valioso instrumento de reflexión y vigilancia de la pureza metodológica en nuestros centros.

Sabemos de las numerosos inconvenientes que la idiosincrasia de nuestro país dificulta una innovación en la capacitación técnico profesional del medio rural, pero estamos encaminados hacia la mejora necesaria.

El capítulo II nos recuerda y analiza las principales herramientas del sistema: El “Cuaderno de la realidad”, también llamado de “Estudios de periodo de prácticas”, en sus inicios se constituyeron como herramienta de observación, análisis y reflexiones como “Cuaderno de la Explotación familiar” o “ Cuaderno de la Casa” que nos hace referencia a la fundamental dimensión familiar de nuestra misión.

El cuaderno lo va elaborando el alumno en el tiempo que dura su actividad en los CEFFA (en nuestro país: CPR, y en otros EFA, etc.) plasmando desde la Guía de Estudios confeccionada por el grupo de clase, las redacciones de cada una de las investigaciones, estudios y observaciones hechas durante el periodo de permanencia del alumno…

Las correcciones o aportaciones del monitor.

La propia elaboración personal, con ilustraciones adecuadas y calidad de presentación como “obra maestra” que conservará por su valor y testimonio.

La “Guía de Estudios” corresponde al monitor que construye un “cuestionario” que da forma al conjunto de los elementos que facilitaran las observaciones, las investigaciones, intercambios, descripciones, comparaciones, proporcionando un esquema de trabajo, flexible y adaptable al tiempo.

No es cosa de enumerar preguntas a contestar, es mas que una motivación para la investigación personal, sugerente y motivador.

La “Puesta en Común” se convierte en un eje de transición entre distintas experiencias. A la vuelta de la alternancia cada uno presenta su relato con las características esenciales de lo vivido, enraizadas en las Guías de Estudio. Se parte de lo que se ha aprendido en la experiencia para llegar a síntesis y conclusiones.

Las “Visitas de Estudio” se convierten en magnífica ocasión para desarrollar actitudes de aprendizaje, usos de la expresión, el razonamiento y el comportamiento.

“Clases y fichas pedagógicas” no convencionales, con gran dosis de participación en su elaboración, que coloca al propio alumno como participante activo de su propio texto.

“Ejercicios y su corrección”: variados, estableciendo criterios objetivos y cuantificables, con relaciones, semejanzas, recapitulaciones, profundizaciones… Controlados, corregidos, por el monitor que observa y anima el rumbo del alumno que se debe sentir orientado.

La visita del monitor al medio de vida familiar del alumno, nos ayuda a comprenderlo, analizarlo y motivarlo para el desarrollo…

En general Jean-Claude Gimonet nos muestra el dominio de su arte pedagógico al trasladarnos al redescubrimiento del valor innovador y permanente de este método que aunque parece complejo convierte en eficaz el denostado estudio convencional aportando tanto al educador como a la familia, un sentimiento de identificación y eficacia, que nos anima a seguir comprometidos con el medio rural.

FUENTE: Darío Pozo Ruz.UDEFA.

1 comentario:

  1. Extraordinario aporte a la educación, ¿Coomo acceder al libro?, le agradecere mucho.
    Mi e-mail es: wc6189@gmail.coom
    Atentamente
    Wilson Coronel Guevara

    ResponderEliminar